viernes, 14 de marzo de 2008

francisco j. barba corsini

Ha muerto el arquitecto Francisco J. Barba Corsini a los 92 años. Tu mágnifica obra te mantendrá entre nosotros.
Francisco Barba Corsini nace en Tarragona en 1916, hijo de padre arquitecto y constructor, crece en un ambiente donde se respira ya la construcción. Inicia la carrera de Arquitectura en 1932; pero la Guerra Civil española, donde participa entre 1937 y 1939 como Oficial de Ingenieros, provoca un corte en su vida y en sus estudios. Al finalizar la contienda los reanuda hasta obtener en 1943 el título de arquitecto por la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona. Va a ser profesor de la ETSAB desde 1966 a 1972.
Su obra más celebrada es el edificio Mitre.
Un claro ejemplo de unidad autosuficiente para la época y en una zona que no estaba lo suficientemente urbanizada. Este edificio es un ejemplo de arquitectura internacional y con una calidad por el tratamiento de los espacios mínimos. Hoy en día, se podrían tener en cuenta las ideas de Barba Corsini de esa época para resolver el tema del precio de la vivienda en España.
El edificio tiene 11 plantas de altura y está formado por siete casas con acceso independiente con un total de 298 viviendas. 276 apartamentos son de unos 46 m2 de superficie en régimen de alquiler, gestionados aún hoy por una administración única y dotados, en su origen, de una serie de servicios comunes que complementan las viviendas.
Las propias características del bloque Mitre, así como su escaso parentesco con determinadas tendencias más regionalistas de la arquitectura, que empezaba a generalizarse a finales de los años cincuenta en Cataluña, hacen de este edificio un caso singular en la historia de la arquitectura moderna catalana. Un paradigma local de una arquitectura que se entiende a sí misma como internacional.
Siguiendo las propuestas europeas de años anteriores, es éste el primer intento de dotar a una ciudad como Barcelona de una unidad de habitación autosuficiente, con servicios comunes centralizados, que suplan la escasez del espacio privado.
Este proyecto de Barba Corsini supone, ante todo, una exploración acerca de las posibilidades de un espacio para habitar mínimo, que, en aquel momento, llevaba aparejado conceptos nuevos o sencillamente modernos, en cuanto a la forma de vida y, más aún, de convivencia.
No hay en los interiores amueblados armarios, aparadores o cómodas. El interior está exento de añadidos.
Un altillo reduce la altura del techo en el distribuidor y el baño, las paredes se quiebran para dar lugar a roperos o armarios, los tabiques se han hecho móviles. La arquitectura integra el mueble como solución a lo reducido del espacio, que se hace flexible y cambia en función de cada forma de vida particular, estructura familiar o, simplemente, en función de cada momento que implique un uso diverso del lugar.
El mueble, que había sido aquello en principio móvil, que puede ser movido, desplazado, ha pasado a formar parte de las paredes de la vivienda, la casa había sido, por oposición, el inmueble, lo inmóvil.
La unidad significante es, en el edificio Mitre, el apartamento. El bloque, al que las fachadas dotan de un carácter unitario, es la suma de aquellos.

3 comentarios:

coro dijo...

Este es como yo, 11 años hasta que consiguió el título (espero q en mi caso no sean muchos más...), la única diferencia una guerra civil.
........
No lo conocía, gracias chuk!

José David dijo...

Muy interesante. Tampoco tenía idea.

Este tipo de ejemplos puede ayudar a seguir avanzando en el giro que la INDUSTRIA de la vivienda necesita.

Una propuesta de soluciones en espacios reducidos: arquitectura naval.

chuk dijo...

gracias chicos!