sábado, 15 de noviembre de 2008

el entierro prematuro



El entierro prematuro es un tema recurrente en la obra de Edgar Allan Poe y el eje sobre el que gira el relato que da título a este post. La fobia a ser enterrado vivo estaba tan extendida en la sociedad del siglo XIX, que los ataúdes solían equiparse con complejos artilugios que posibilitasen, a aquel que lo necesitara, pedir ayuda en tan comprometidas circunstancias. Entre las precauciones con las que el autor equipa su futuro sarcófago, y nos enumera detalladamente en el relato, se encuentra "...una gran campana, cuya soga pasaría (estaba previsto) por un agujero en el ataúd y estaría atada a una mano del cadáver", caricaturizada en la ilustración superior.

Es la fina ironía del cuervo -el mismo cuervo que preside la tumba real del poeta y que se ha convertido en su propio icono- agitando despreocupadamente la campana y echando de esta forma por tierra (bravo!) los desesperados esfuerzos por reclamar su lugar entre los vivos, lo que hace tan grande esta camiseta. ¡Viva Poe!

Puede afirmarse, sin vacilar, que ningún suceso se presta tanto a llevar al colmo de la angustia física y mental como el enterramiento antes de la muerte. La insoportable opresión de los pulmones, las emanaciones sofocantes de la tierra húmeda, la mortaja que se adhiere, el rígido abrazo de la estrecha morada, la oscuridad de la noche absoluta, el silencio como un mar que abruma, la invisible pero palpable presencia del gusano vencedor; estas cosas, junto con los deseos del aire y de la hierba que crecen arriba, con el recuerdo de los queridos amigos que volarían a salvarnos si se enteraran de nuestro destino, y la conciencia de que nunca podrán saberlo, de que nuestra suerte irremediable es la de los muertos de verdad, estas consideraciones, digo, llevan el corazón aún palpitante a un grado de espantoso e insoportable horror ante el cual la imaginación más audaz retrocede.

12 comentarios:

coro dijo...

gran post iker, mis felicitaciones

mikel dijo...

y viva poe!

mola el post; vuelvo a tener vida propia, así que en breve veréis algunos posts tan buenos como este (espero)

iker dijo...

lo más divertido es la nueva connotación y el nuevo matiz que cobra la otrora popular y socorridísima exclamación "¡viva Poe!".

María dijo...

Qué grande la camiseta. Crees que Nacho nos enviaría una de éstas en lugar de la de soitu??jeje. Me ha encantado el post

iker dijo...

me alegro que os haya gustado. por cierto, en la lápida aparecen dos fechas porque nuestro querido poe-ta fue enterrado dos veces. parece ser que el artificio de la campana solo le salió bien en una ocasión.

y supongo que más de uno ya habrá encontrado la calavera oculta.

marita dijo...

muy guay el post! y por supuesto la camiseta :) será una de tus nuevas adquisiciones?

Punta de Algas dijo...

Muy guay Iker. Felicidades por el post!!!

jon dijo...

Ya wei!!!

miguel dijo...

¿Habrá cobertura de vodafono ahí abajo?

chuk dijo...

gran post, juas, juas! igual si le salió bien la segunda ocasión y todavía no se ha muerto... viva poe!

teillu dijo...

A buen seguro Poe es uno de esos autores por los que bien merece hacer un curso de inglés y leerlo en versión original.

Un saludo, Iker&Co, recién os descubro, vía Chuck.

chuk dijo...

bienvenido teillu!